Refugio antiaéreo de Alcañiz

La guerra civil en Alcañiz

La guerra civil en Alcañiz, los refugios antiaéreosDurante los primeros siete días que siguieron a la rebelión contra la República en julio de 1.936, Alcañiz quedó en manos de los sublevados. La llegada de los milicianos de la columna anarquista Carod-Ferrer y de algunos militares de la provincia de Tarragona, supuso que la ciudad y su comarca quedaran definitivamente en la zona republicana. Tras unos días de inestabilidad, se formó el 11 de agosto un Comité antifascista integrado únicamente por representantes de la anarquista CNT, que se encargó de controlar a la población y a sus habitantes en todos los ámbitos de la vida cotidiana. En el mes de febrero siguiente se formaría el nuevo Comité Local, compuesto por representantes de todos los partidos republicanos, pero manteniendo la primacía la CNT.

Se crearon las colectividades, se abolió el dinero, se emitió moneda local, llegaron miles de milicianos y la vida giró en torno a la supervivencia y  a las necesidades del frente de batalla. La convivencia de la población, dividida por sus tendencias políticas, se fragmentó. Pese a estar alejados del frente, la guerra se hacía notar por la presencia de los militares (milicianos, columna Maciá-Companys, XII Cuerpo de Ejército…), la creación de dos aeródromos (La Salada y Puigmoreno) y por los cientos de alcañizanos que se encontraban peleando en los dos bandos enfrentados.

A mediados de agosto de 1.937, tras la disolución del Consejo de Aragón, la supremacía de la CNT dejó paso a un  Comité Local más plural, pero con peores perspectivas de futuro debido a la evolución de la guerra.

Las tropas franquistas tomaron la ciudad la madrugada del 14 de marzo  de 1.938, a los pocos días del bombardeo. Pero con ellos, tampoco llegó la Paz. El tiempo de la guerra y de la posguerra fue tan duro, que su recuerdo sigue presente en generaciones de alcañizanos.

El bombardeo de Alcañiz

El tres de marzo de 1.938 no hubo combate alguno en los campos de batalla de España. Todo estaba en calma. Había terminado la batalla de Teruel y los ejércitos se estaban reorganizando. Nadie esperaba actividad bélica aquella tarde soleada de jueves. Los niños estaban jugando en el Cuartelillo y en la Glorieta; los soldados haciendo la instrucción en los lugares habituales, las mujeres lavando ropa y muchos alcañizanos “llegando” olivas en sus campos. Todos desprevenidos, todos confiados.

A las cuatro horas y nueve minutos de la tarde, catorce aviones italianos Savoia-79 al servicio del ejército que mandaba el general Franco, romperían esta tranquilidad al arrojar indiscriminadamente sobre la población diez toneladas de bombas de 50 y 100 kilogramos de peso. El objetivo marcado era el “pueblo de Alcañiz”. Lo que se buscaba era “quebrantar la moral de la población”. Desgraciadamente, la misión tuvo éxito.

Las cien bombas arrojadas alcanzaron gran cantidad de casas, pero también los lugares más concurridos: el Cuartelillo, la Glorieta, el campo de instrucción, talleres, plazas y calles. Nunca sabremos con exactitud el número de muertos y de heridos que produjo este bombardeo, uno de los más dañinos de toda la Guerra Civil Española. El oficial del juzgado encargado del recuento y de la identificación de las victimas aseguró que el número de fallecidos sobrepasaba los 500. En un parte oficial se dio una cifra superior a los 200 muertos. Muchos heridos de gravedad fueron llevados fuera de la población y allí murieron. Los dos hospitales que existían, con capacidad para más de 400 personas, en poco tiempo fueron incapaces de atender a los heridos y tuvieron que ser derivaos a otras localidades.

Soldados, civiles, mujeres, niños, de una ideología y de la contraria, todos fueron víctimas de este terrible bombardeo que durante años se trató de silenciar, de olvidar. Es bueno conocer para aprender lo que nunca se tiene que repetir.

Refugio antiaéreo de Alcañiz

La guerra civil en Alcañiz, los refugios antiaéreosEn diciembre de 1.936 el Comité Antifascista de Alcañiz daba las primeras órdenes para que se estudiara la forma de habilitar refugios subterráneos para los casos de bombardeos aéreos. Muy pronto se adaptaron 36, aunque se eliminaron algunos y se construyeron otros nuevos de mayor seguridad. Entre ellos se encuentra el de la Calle Teniente Moore, el número 40. El refugio estaba pensado para albergar 230 personas. En el interior no había luz, los refugiados se llevaban sus propios colchones y lámparas de aceite cuando sonaban las sirenas. Entre todos los refugios se podía dar cobijo a unas 5.400 personas.

La guerra civil en Alcañiz, los refugios antiaéreos  

Los refugios antiaéreos de Alcañiz no se llegaron a usar durante el gran bombardeo del año 1.938 aunque ya estaban construidos, debido a que las sirenas que alertaban a la población de los ataques aéreos no sonaron.

La población de Alcañiz, atemorizada por el desastre que supuso el gran bombardeo los usó después para refugiarse cuando las sirenas instaladas en distintas partes de la población alertaban de las llegada de aviones que, fundamentalmente realizaban combates aéreos en las cercanías de las ciudad.

La guerra civil en Alcañiz, los refugios antiaéreos  La guerra civil en Alcañiz, los refugios antiaéreos

Torreón Medieval

En uno de los sondeos arqueológicos realizados en el interior del refugio antiaéreo de la Calle Teniente Moore, se descubrió la base de un torreón medieval que, con toda probabilidad, hay que relacionar con el tercer recinto amurallado de Alcañiz construido a finales del siglo XIV. Posiblemente, los restos descubiertos pertenezcan a un torreón de planta cuadrangular de unos cinco metros de lado y una altura de más de nueve metros, por la que su terraza superior se situaría por encima del nivel actual de la Ronda de Belchite. El torreón se encontraría adosado a la muralla cuyo trazado, en este sector del caso histórico, parece situarse por debajo de las vivienda anejas al refugio antiaéreo.

La guerra civil en Alcañiz, los refugios antiaéreos  

Los sondeos realizados en el subsuelo del refugio indican la presencia de rellenos de cerca de dos metros de espesor por lo que parece probable que el nivel del suelo del siglo XIV, cuando se construyeron la muralla y el torreón, se encuentre a esa profundidad, bajo el pavimento de las calles actuales. También el nivel del suelo extramuros en época medieval se situaría a varios metros por debajo de la Ronda de Belchite, donde parece existir un gran relleno de tierras vertidas en los últimos siglos para crear una pendiente uniforme en el vial perimetral de la ciudad. El refugio antiaéreo construido en los inicios de la guerra civil, en 1.936-1.937, excavo en el interior de dicho relleno y sobre los restos sepultados de la base de un torreón medieval sobre el que ya no se tenían noticias.






INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: ILUBEMA DISTRIBUCIONES BAJO ARAGÓN S.L.
Finalidad: Que el usuario pueda comentar el post
Legitimación: Consentimiento del usuario
Destinatarios: Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad*

Puede consultar la información completa en nuestra Política de Privacidad*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *